Cómo hacer que la fachada de tu tienda atraiga a tus clientes.

Sacar partido a la fachada de tu tienda es una de las acciones que tienes que hacer si quieres atraer clientes. Y es que puedes tener un gran producto y dar una atención al cliente magnífica, pero si al pasar por delante de tu local, éste pasa desapercibido, o peor aún, transmite un mensaje erróneo, puedes haber perdido la oportunidad de que un cliente entre para comprobar esa gran experiencia de compra que puedes aportarle. 

La fachada de tu local es la primera impresión que una persona tiene de tu tienda. En un entorno lleno de estímulos, tienes muy pocos segundos para captar la atención y generar confianza. 

EL PROBLEMA DE MUCHOS NEGOCIOS LOCALES: LOS CLIENTES NO ENTRAN

Hace un mes hicimos una consultoría para unas clientas que habían abierto su tienda hace unos meses y que empezaban a verse ahogadas con los gastos del alquiler. 

Tenían un producto cuidado y original, que actualmente tiene demanda en el mercado. Pero a primera vista observamos un problema: El local no llamaba la atención desde la calle, era difícil saber qué pasaba dentro o qué producto se vendía en él. Además el acceso tenía una señalización confusa y una iluminación muy pobre que no incitaba a entrar. En resumen, no inspiraba confianza. 

A veces como propietarios de un negocio podemos creer que el mundo ahí fuera sabe quiénes somos, qué hacemos y qué podemos ofrecerles. Pero no es así. Al otro lado hay una persona que no nos conoce, que además tiene prisa, no ha oído hablar de nuestra marca nunca, o peor aún, ya tiene otra tienda donde le ofrecen un producto similar al nuestro. Si no destacamos, no somos nadie. Tanto nuestra tienda física como nuestra tienda online tienen que mostrar de forma clara y concisa qué valor podemos aportar a nuestro cliente. 

Tenemos muy poco tiempo para conectar con la persona que está al otro lado. Nuestra fachada tiene que facilitar al máximo la decisión de entrar a la tienda.

Pero, ¿Cómo conseguimos que entren los clientes?

Esencialmente hay que tener en cuenta estas claves:

1.

TRABAJA TU IDENTIDAD DE MARCA Y PROYÉCTALA EN LA FACHADA Y EL ESCAPARATE

Para conectar con el posible cliente que hay al otro lado tienes que saber cómo es, qué necesita y qué puedes ofrecerle. Pero también tienes que definir tu identidad, tu valor diferencial y tu forma de comunicar. Tienes que SER una marca y crear una experiencia en torno a ella. La personalidad y el look and feel de tu marca tienen que estar presentes en cada elemento arquitectónico de tu tienda y por tanto, en la fachada y escaparate de tu local. 

2.

HAZ QUE TU FACHADA INVITE A ENTRAR A TU CLIENTE

La fachada de tu tienda tiene que generar confianza. El desconocido que pasa por delante tiene que saber de un vistazo que lo que va a pasar al otro lado va a ser una experiencia memorable. Para invitar a tu cliente a entrar, muestra tu producto, utiliza un escaparate abierto que permita ver el interior del local, elimina las barreras físicas, haz que la puerta sea fácil de abrir, utiliza mensajes de bienvenida, aromas corporativos y usa una iluminación con la intensidad adecuada. Tu fachada es el primer paso en la experiencia de compra de tu cliente, pónselo fácil.

3.

ENVÍA UN MENSAJE COHERENTE

A veces un escaparate o una fachada pueden tener un diseño muy cuidado y sin embargo no estar atrayendo clientes. Esto ocurre porque el mensaje que se está transmitiendo está dando una imagen errónea de nuestra marca o no está siendo coherente con nuestro perfil de cliente. Por poner un ejemplo, si vendes productos ecológico dirigidos a un perfil de cliente preocupado por la sostenibilidad y el medioambiente, utilizar en tu fachada luminarias fluorescentes o elementos de plástico, sería un recurso incoherente y por tanto tu marca no conectaría con tu target.

4.

CUIDA EL MANTENIMIENTO Y LA LIMPIEZA DE LA FACHADA

Hoy día para ser tenido en cuenta, tienes que ser profesional. Y esa profesionalidad ha de estar presente en cada detalle de tu negocio. La fachada de tu local es lo primero que un cliente ve de ti, por tanto es necesario que repases semanalmente la limpieza y el mantenimiento de tu escaparate, cristales, rótulos… Esto que parece obvio es algo bastante olvidado en muchos negocios: rótulos sin luz, vinilos despegados, suciedad en los cristales, aparatos de aire acondicionado goteando sobre la acera, carpinterías oxidadas o alfombras sucias en la puerta son algunas de las cosas que vemos más de lo que nos gustaría. Recuerda que cada detalle habla de tu negocio.

Tu negocio ha de ser un engranaje donde cada pieza esté engrasada y funcione correctamente. Tu fachada es esa pieza que tiene la capacidad de captar la atención de los viandantes y mostrar la primera impresión.

¿Qué imagen estás transmitiendo a través de tu fachada? ¿Estás expresando tus valores de marca? ¿Estás invitando a tus clientes a entrar?

Cuéntanoslo en los comentarios, nos encantará saber cómo estás potenciando tu negocio a través de la fachada de tu local.

FacebookTwitterPinterest

Deja un comentario