10 Errores de diseño que están haciendo que pierdas clientes en tu negocio retail.

¿Cómo? ¿Que un mal diseño puede hacerme perder clientes en mi tienda?

Algo que vemos habitualmente es que muchos propietarios de tiendas, clínicas o restaurantes quieren posicionar su negocio o escalarlo, pero son reacios a invertir en diseño. 

Quizás relacionan el diseño con la estética. Algún cliente da a entender que sirve con pintar y poner “bonito” el local. Pero no, no todo lo bonito es buen diseño.

Realmente el diseño es una herramienta para resolver problemas. Y un buen diseño en tu tienda garantiza que tus clientes tengan una experiencia excepcional en tu local a todos los niveles:

El diseño hace que la distribución sea cómoda, que los productos sean accesibles, que la tienda sea confortable y sobre todo que las emociones que el cliente siente en tu local perduren en el tiempo.

Un buen diseño en tu tienda estudia las expectativas del cliente y hace que se cumplan. 

Y aunque esto puede ser una verdad incómoda, en los negocios, lo mediocre tiene los días contados. El consumidor que viene, tiene más información y más opciones. Es más exigente y elige lo que es realmente excepcional. Ya no le vale cualquier cosa. Si acude a tu negocio es porque en él ocurre algo memorable.

El diseño de tu local es primordial para aportar valor a tu cliente y establecer una relación duradera con él. Es imprescindible si quieres aumentar la rentabilidad de tu negocio. 

Para que tu local tenga un buen diseño tienes que haberte metido en la piel de tu cliente para saber qué necesita, qué espera de tu negocio y cómo quiere sentirse. Y esto es lo que a veces olvidamos.

Vamos a mostrarte varios errores de diseño muy frecuentes en tiendas, clínicas o locales de hostelería que podrían estar haciendo que pierdas clientes:

1.

QUE NO HAYA implantación de tu marca en el local. 

Unas veces se trata de un problema de base: Si no tienes clara tu propuesta de valor, quién es tu cliente o cuál es la personalidad de tu marca, eres un negocio generalista. Por tanto tu negocio se convierte en “uno más”. Aunque intentes que tu local sea bonito, no hay una marca detrás. No comunica. NO EMOCIONA. 

También puede ser que tengas clara tu marca pero estés comunicándola correctamente en el local. No inviertes en diseño considerando que no tiene importancia o no aporta valor. Y esto da paso al siguiente error:

2.

QUE NO te diferenciEs de la competencia. 

Haces lo mismo. Tienes los mismos productos. Vendes del mismo modo. Tu local es igual que el de al lado. 

Para crecer tienes que pasar de lo mediocre a lo excepcional. En lo excepcional es donde surge la magia. Donde pasas a ser una referencia para tus clientes.

3.

QUE TENGAS UNA MALA iluminación.

Uno de los errores más comunes en los locales comerciales, es tener una mala iluminación. Una iluminación deficiente puede hacer que al pasar por delante de tu tienda ésta parezca que está cerrada. O simplemente no invitar a entrar. 

Una iluminación estudiada, vende. Pone en valor tu producto, puede destacar ofertas o promociones, puede provocar emociones en tus clientes o diferenciar zonas y ambientes en tu local. La luz sirve para jugar, para destacar y para emocionar.

4.

QUE NO HAYA planificación del espacio. 

El espacio debe adaptarse a los usos y procesos de tu negocio. Es muy común encontrar almacenes poco optimizados que dificultan las tareas de reposición, mostradores situados de manera que provocan colas o espacios obsoletos que impiden innovar o introducir nuevas experiencias y usos en el local, por su rigidez o mobiliario poco versátil. 

5.

AUSENCIA DE UNA ESTRATEGIA DE MERCHANDISING

El merchandising y el visual merchandising no sirven únicamente para vender más, sino para facilitar el proceso de compra y la experiencia de usuario. Es importante tener clara la circulación del cliente y las áreas frías y calientes de la tienda para situar los productos en las zonas idóneas y hacerlos más accesibles.

6.

TENER UNOS Probadores sucios o incómodos. 

De esto ya hemos hablado aquí, pero es necesario insistir. ¿Hay algo más incómodo cuando quieres probarte ropa que un probador donde la cortina no cierra, no tienes dónde colgar el bolso, hay poco espacio? Supongo que no soy la primera que se ha ido de una tienda sin comprar porque no ha podido ver bien cómo le quedaba una prenda. La luz, la temperatura, el tamaño de los espejos o el sistema de cierre de los probadores son clave a la hora de facilitar el uso a un cliente.

7.

NO MANTENER EL LOCAL EN CONDICIONES ÓPTIMAS.

Es obvio. Pero el desorden, las goteras, las baldosas agrietadas, las luces que no funcionan o no tener un local bien climatizado están dando una imagen muy pobre de tu marca. 

8.

TENER Escaparates que no atraen.

Nada de escaparates abarrotados, sin precios o mal iluminados. Un escaparate sirve para atraer, para comunicar, para enamorar. Tienen un objetivo: Poner en valor tu marca. Ya sea ensalzando el producto o permitiendo ver el interior de tu tienda. A partir de ahora tu escaparate tiene que tener una estrategia de comunicación detrás.

9.

CUIDADO CON LOS CARTELES.

A veces nos comunicamos con nuestros clientes a través de carteles. Cuidado con la estética, los textos escritos a boli, las faltas de ortografía y sobre todo, con la forma de transmitir el mensaje. Todos conocemos los carteles en la puerta de un comercio que dicen “NO se hace tal o cuál servicio”. Desde luego es una comunicación negativa que además cierra la posibilidad de entablar contacto con posibles clientes, a los que a lo mejor no puedes ofrecer ese servicio determinado, pero sí otros complementarios.  No pongas barreras con otras personas a través de mensajes mal redactados o donde la forma de comunicar no sea acorde a tus valores.

10.

Invertir en una reforma sin tener clara la propuesta de valor, el cliente o la personalidad de marca.

Y este es otro error muy común. A veces vemos nuevos negocios que invierten en una reforma y el resultado es seguir la tendencia de turno o copiar a otro. No ha habido un proceso de análisis de propuesta de valor detrás, ni un estudio de las necesidades y gustos del cliente, ni un diseño previo de la experiencia de cliente deseada. 

Se limitan seguir la tendencia decorativa del momento, que no necesariamente tiene porqué atraer a nuestro cliente objetivo. A veces vemos errores en la planificación del espacio que dificultan el proceso de compra o empeoran la experiencia del cliente.

Y aunque no sea parte de los errores de diseño, os planteamos un error que puede verse en muchos negocios retail hoy en día y que creemos que hay que remediar cuanto antes.

11.

NO TENER UNA ESTRATEGIA DE MARKETING Y VENTAS ONLINE.

Puede que estés retrasando el momento, pero necesitas una estrategia omnicanal. Tienes que estar presente en todos los canales, llevando a cabo una comunicación coherente y global tanto en tu tienda física, como en tu tienda online. Tienes que estar presente en redes sociales, en plataformas web e interactuar con tus clientes más allá de tu tienda física.

Para hacer crecer tu negocio tienes que invertir. Pero la rentabilidad de esa inversión dependerá de que haya un análisis y una estrategia de diseño detrás que evite errores como los que te acabamos de contar. 

¿Qué errores de diseño ves habitualmente en los negocios locales? ¿Qué crees que puedes mejorar en tu negocio local para generar una buena experiencia?

FacebookTwitterPinterest

Deja un comentario