10 Acciones para mejorar tu tienda o negocio local en 2018

¿Qué puedo hacer para mejorar mi tienda en 2018? ¿Cómo doy un impulso a mi negocio local?

Estamos a final de año, el momento propicio para hacer balance, y sobre todo plantearse cómo será el futuro. Así que es posible que te hayas preguntado cómo puedes hacer para atraer nuevos clientes o hacer crecer tu negocio local en los próximos meses.

Una de las realidades que tendrás que abordar si quieres que tu negocio vaya bien es la Transformación Digital.

A día de hoy hasta el negocio más pequeño debe ser omnicanal: ha de ser accesible a través de todos los canales posibles.

Este es un asunto que causa vértigo a muchos pequeños empresarios, a veces por desconocimiento acerca de cómo hacerlo y otras porque les ronda por la cabeza la siguiente pregunta: 

¿La era digital va a acabar con el negocio local?

No. A las personas nos sigue gustando tocar, experimentar y aprender. Y nada como el mundo tangible para esto. Pero -siempre hay un pero- tu marca tiene que estar orientada más que nunca al cliente. Y eso conlleva aceptar la realidad de que las personas hoy día estamos conectadas 24h a una pantalla.

¿Y qué quiere decir esto? Que en la era digital pueden darse casos como los siguientes:

-Una persona que conoce tu marca a través de un contenido de tu blog, decide comprar en tu tienda online y recoger su pedido en tu tienda. 

-Un cliente que acude a tu tienda para ver y tocar el producto, vuelve a casa y toma la decisión de comprarlo en tu tienda online y que se lo lleven de forma más cómoda a casa.

-Un grupo de amigos que activa la ubicación de su Smartphone para conocer restaurantes de la zona a través de una App y decide finalmente acudir al tuyo por las buenas opiniones dadas por otros de tus clientes.

Pero además de estar presente en todos los canales, si quieres que tu negocio sea rentable, la experiencia en tu espacio comercial, tu clínica, o tu restaurante, tiene que ser única.

Es imprescindible que en tu local aportes a tu cliente una vivencia que no pueda sentir de otro modo. Darle un servicio impecable. Emocionarle a través de los sentidos. Conectar con él. Hacer que te elija.

Para empezar, te planteamos 10 acciones para mejorar tu espacio comercial en este 2018:

1.

DEFINE TU PROPUESTA DE VALOR Y TU TARGET DE CLIENTE

Para que tu punto de venta sea un espacio de diálogo orientado a tu cliente, primero tienes que conocerle. Analiza, pregunta, valida. ¿Cómo es la persona que más compra en tu tienda? ¿Le estás dando lo que necesita? ¿Cubres todas las necesidades de ese perfil de cliente? ¿Hay algo más que puedas ofrecerle en relación a tu producto? 

Es importante que tengas claro a quién te diriges porque a partir de ahí podrás definir tu propuesta de valor y comunicarla de forma eficaz.

2.

DESARROLLA TU STORYTELLING Y TRANSMITE TU MARCA

¿Cuál es tu historia? ¿En qué eres diferente? ¿Qué evoca tu marca? Una vez que conoces tus valores y tienes clara la esencia e identidad de tu marca, ésta ha de estar presente en cada detalle, en cada proceso, en tu forma de hacer las cosas. 

No hay nada más potente que conectar con las personas que están al otro lado a través de una historia. Los seres humanos queremos ser parte de algo más grande. De un concepto mayor que representa nuestra forma de vida, nuestras ideas o nuestros valores.

Una marca referente es una especie de tribu, donde hay un diálogo entre personas y una emoción que las une.

3.

HAZ QUE EL DISEÑO DEL ESPACIO ESTÉ ORIENTADO AL CLIENTE

Un espacio comercial con un buen diseño, es un espacio comercial que facilita el proceso de compra y la experiencia de cliente para hacerla más satisfactoria. 

Puedes hacer que tu tienda tenga un diseño minimalista que facilite una circulación más fluida. O que el mobiliario sea sencillo y permita ver de forma más clara el producto. Puede que te plantees tener corners especializados que faciliten la venta asesorada o quizás un buen diseño en tu tienda sería tener zonas de caja rápida que eviten las colas. 

Lo importante es analizar cómo funciona el espacio de venta y qué necesitas cambiar para mejorar el funcionamiento de la tienda. Por ejemplo puedes comprobar cuáles son las zonas más accesibles y visibles para introducir en ellas productos que quieras destacar o que son más buscados por tus clientes.

Un buen diseño del espacio ayuda y facilita durante el proceso de compra a la persona que viene a tu tienda.

4.

HAZ QUE TU ESPACIO DE VENTA SEA DIFERENCIADOR

Hoy día, si eres una marca blanca date por muerto. Entre la enorme competencia offline y online, tienes que ofrecer ese algo más que te diferencia. Esto pasa por comunicar de forma coherente tu marca para conectar con tu perfil de cliente. 

Tu tienda o restaurante tiene que ser una experiencia completa en torno a tu marca. Y esto también pasa por expresar tus valores de marca, colores o sensaciones en cada elemento arquitectónico, en el packaging, los uniformes e incluso en el exterior de la tienda

5.

APORTA ESE ALGO MÁS EN TU EXPERIENCIA DE CLIENTE

¿Qué puedes hacer en tu espacio comercial que aporte valor a tu cliente y le haga sentirse parte de tu marca? Organizar talleres de cómo utilizar tus productos, eventos, invitar a un café mientras esperan, hacer pruebas gratuitas de producto, tener un servicio de montaje, tener un espacio específico para que los niños jueguen… ¿Se te ocurre algo que mejore la experiencia de tu cliente?

Por poner un ejemplo, hace poco conocimos un negocio de venta de bicicletas de alta gama que decidió incluir en su modelo de negocio otros servicios que aportasen aún más valor a su cliente. Actualmente ofrece desde un servicio de mecánica, hasta talleres de nutrición e incluso un espacio donde ver el Tour de Francia con personas que comparten su afición al ciclismo. Su propuesta de valor es una experiencia 360 en torno a la bici.

6.

USA LAS SENSACIONES PARA CONECTAR

Piensa en la cantidad de cafeterías que hay en una ciudad como Madrid. ¿Qué hará que dos amigas que hace tiempo que no se ven, decidan ir a la tuya? 

Imagina que un día, una de esas amigas pasa por delante de tu cafetería y ve en la puerta unas preciosas plantas con flores. Al acercarse, siente el aroma del café tostado y se siente tentada a entrar. Una vez dentro, descubre que hay una temperatura agradable que le hace relajarse. Decide pedir junto al café uno de los coloridos pastelitos caseros que se exhiben ordenadamente en el mostrador, y se sienta en uno de los mullidos sillones a escuchar la música jazz que suena suavemente a través de los altavoces mientras saborea ese estupendo café que con tanta amabilidad de han servido. 

Como has podido comprobar, es muy probable que esa experiencia completa para los sentidos le haga volver acompañada de su amiga.

7.

HAZ UN CHECKLIST DE MANTENIMIENTO SEMANAL

Hay algo que no es negociable en tu espacio de venta o de trabajo, y es que este debe estar limpio, ordenado y dar una imagen profesional. ¿Qué confianza puede dar un abogado si en su despacho vemos que hay una bombilla que parpadea, suciedad en el suelo o desorden en su mesa? ¿Cómo puede una marca textil dar una imagen de calidad si el rótulo de su tienda está desprendido o tiene goteras en el techo? 

Para evitar que este tipo de cosas pasen, es recomendable crear procedimientos que el equipo pueda seguir semanalmente. Por ejemplo puede crearse una checklist de tareas de limpieza o mantenimiento donde se indique a quién le corresponde ocuparse de esa tarea y en qué momento de la semana se va a realizar.

8.

LO QUE NO SE VE, TAMBIÉN IMPORTA

Algo que nos preocupa en algunos negocios, es la falta de cuidado que hay con los espacios que habitualmente no se ven. Es el caso de los aseos, los probadores o el almacén.

Un probador es el espacio que más vende en una tienda de ropa. Tener una cortina que no cierra, pelusas en el suelo o que haya una mala iluminación está haciendo que el cliente no se encuentre a gusto. ¿Hay una forma peor de vender un vestido que con un probador en mal estado?

¿Qué ocurre con los aseos en algunos locales de hostelería? Puedes dar muy buen servicio en la mesa y estropearlo todo por no tener los aseos limpios. Por no hablar de la imagen que dan los azulejos sucios o rotos, la falta de jabón o que el secamanos esté estropeado (A veces uno se alegra incluso de que haya papel).

Mantener el orden, la limpieza y una buena imagen incluso en los espacios que no se ven a simple vista, es imprescindible.

9.

EL ENVOLTORIO TAMBIÉN HABLA DE TU MARCA.

Una forma de comunicar tus valores de marca de forma sencilla es entregando tu producto en una bolsa bonita o envuelto de forma bella.

El packaging, el etiquetado o el envoltorio son detalles que hablan de tu forma de hacer las cosas, de tu nivel de detalle, de tu interés por el cliente.

Por no hablar de los uniformes del personal: Un uniforme transmite profesionalidad, pero también identidad y sentimiento de marca. Es una manera de acercarse al cliente y ponerse a su disposición.

10.

MEJORA LA SEÑALÉTICA DE TU LOCAL

Es buen momento para que hagas un repaso de la señalética y rotulación de tu local.
Es necesario facilitar la autonomía del cliente que ha entrado en nuestra tienda, de manera que pueda investigar y encontrar lo que busca por sí mismo si así lo desea.

Por eso es imprescindible que haya una señalización clara de cada zona de tu local: aseos, cajas, zonas de asesoramiento, accesos, espacios destinados a una categoría de producto específica, etc.

También es importante incluir la información de los productos y por supuesto, los precios. Hay clientes que no toman la decisión de comprar por reparo a la hora de preguntar el precio de un producto, así que nuestra recomendación es que siempre esté señalado el precio de un producto de forma clara.

Para conseguir que nuestra tienda sea rentable, tenemos que ir más allá y entender qué necesita nuestro cliente, conseguir que tenga una experiencia memorable antes incluso de pisar nuestro local, y que siga hablando –bien- de nosotros una vez haya salido.

Así que te proponemos que estos días hagas balance, analices y preguntes. Y sobre todo que descubras quién eres, qué valores tiene tu marca y a quién te diriges, para, a partir de ahí, dar los pasos necesarios para hacer que tu tienda aporte a tu cliente una experiencia que supere sus expectativas.

FacebookTwitterPinterest

Deja un comentario